Don Carnal va de aquelarre


La festividad del Martes de Carnaval animó a los bañezanos a crear la conjura de los disfraces El mérito de los veinticinco años de Noche Bruja corresponde al pueblo. A aquellos que comenzaron a salir el lunes aprovechando la instauración de la fiesta local del Martes de Carnaval. Hoy es una institución.

Veinticinco años de Noche Bruja en el programa de actos. Esa es la efeméride que se celebra este año, con un anunciado aquelarre con tambores para invocar a los espíritus más juerguistas con ayuda de algún trago de espirituoso. Pero habría que preguntarse si la noche más famosa del Carnaval bañezano, el mejor de la provincia a instancias turísticas oficiales -“de ahí le viene su declaración de Fiesta de Interés Turístico Nacional-“, se fraguó en un programa oficial o si, por el contrario, fue el pueblo el que creó una fiesta para la que acuñó un nombre y, finalmente, éste acabó dentro en el orden del día de los actos en honor de Don Carnal, hijo predilecto de la ciudad por derecho propio.

La experiencia señala que la Noche Bruja, como otros actos de la mascarada, es hija de la espontaneidad del Carnaval bañezano, de su correr en tiempos de prohibición y de las fiestas en locales públicos y privados para las que los alcaldes de antes de la Guerra Civil dictaban bandos sobre el decoro que debía guardarse entre el desmadre.

La Noche Bruja no sabe de Franco ni de prohibiciones. En 1986, su primera celebración oficial, la democracia española había superado con éxito la farándula de Tejero y se vivía con libertad, sin necesidad de recurrir a cartas al Gobierno Civil en las que se solicitaba permiso para celebrar las Fiestas de Invierno (así se sorteaban trabas en los 70). Heredaba ese esconderse de la fuerza pública que, durante años, practicaron muchos, llegando desde su casa hasta la estación de tren, donde saludaban a los viajeros del Ferrocarril del Oeste con sus esperpénticos disfraces. De ahí que todo lo que buscara la Noche Bruja en sus orígenes no fuese otra cosa que estar junto a un familiar directo -incluso en primer grado, como la esposa o el esposo- o el mejor amigo o el grupo de camardas sin reconocerse. Pero la moda en los disfraces ya no obliga a ocultar la identidad y algunos tienen el descaro de mostrarla. Hoy, lo necesario para participar en la noche más cachonda de La Bañeza es disponer de un disfraz. Mostrarse en ropa de calle es, con plena certeza, hacer el más espantoso de los ridículos.

Fue Ramón Santoveña, concejal en 1986, el que introdujo la Noche Bruja en el programa. «Siendo realistas, nació por generación espontánea, gracias a los ciudadanos de La Bañeza, que, al ser festivo el martes, aprovechaban la víspera para salir por la noche». El delegado de fiestas -ahora disfrazado de oposición en el Pleno, al menos hasta la convocatoria de las elecciones municipales- no señala con seguridad si el término se acuñó antes, aunque recuerda que, por aquel entonces «un año organicé un concurso de disfraces de bruja, que ganó Maricruz González Santos, aunque habría que contrastarlo, en el que el aliciente consistía en un premio en metálico para el mejor traje». Si a Santoveña no le falla la memoria, el premio se situaba «alrededor de las 10.000 pesetas». En cuanto al año en el que se convocó el certamen para promocionar la Noche Bruja «debió ser por aquella época», hacia 1986, aunque, un cuarto de siglo después, los recuerdos se disipan, como disfrazados de fantasma.

En un resumen de la fiesta que publicaba Diario de León en 1986, firmado por Polo Fuertes, éste se refiere al lunes como «un día vulgar […] Y por la noche… por la noche una bruja monta en su escoba y nos disfraza de cualquier cosa. Y salimos a la calle. Hace frío, mucho frío, pero no se nota, ¡quia! El frío lo trenzamos con serpentinas y matasuegras y nos hacemos una bufanda. Y bailamos y bebemos y bailamos y comemos sopas […], bailamos y reímos […], bailamos y comienza a nevar (pero es igual, ya parará), bailamos y bailamos y…». De la hemeroteca sale la presentación del programa carnavalero, que apunta la Noche Bruja como novedad en la agenda, «cargada de misterio y sugestión», con fanfarrias y orquesta y sopas de ajo a la 1.30 horas. Añade que por aquel entonces el tema espinoso de la mascarada era la contribución de los comerciantes a los gastos de Carnaval, que oscilaban entre 2.000 y 30.000 pesetas de entonces «en función de la rentabilidad del negocio» -¿era acaso una contribución especial sin obra ejecutada o construida de risas o se trataba de un impuesto revolucionario?-.

En otro artículo, Vicenta Cobo, explicaba que la Noche Bruja «partió de la necesidad de cubrir un espacio vacío que quedaba entre el desfile del domingo y el del martes, los días fuertes del Carnaval». En la noche del lunes, «sólo unos cuantos carnavaleros se disfrazaban por libre», señalaba la periodista. Pero aquella primera noche montada en escoba «incitó a cientos de bañezanos y gentes venidas de otros lugares a salir a la calle, disfrazados de mil quimeras. La plaza Mayor se convirtió en un espacio fantástico habitado por seres de las más extrañas especies», desde monstruos a personajes de la serie Falcon Crest . La televisión, el cine y la tradición inspiran los disfraces.

«La Noche Bruja ha creado marca y dio un empuje a la fiesta»

Son muchos los bañezanos que conocieron el Carnaval sin Noche Bruja, pero los 25 años de una fiesta que recoge una manera de entender la diversión también han conseguido que haya quien no recuerde la mascarada más importante de la provincia sin esta celebración. Y son precisamente aquellos que la viven con mayor intensidad. Aunque también es verdad que la edad se oculta bajo la careta o el maquillaje.

El presidente de la Peña de la Sardina, organizadora del entierro que pone fin a la juerga, Felipe Alonso, califica de «jardín sin flores» un Carnaval sin Noche Bruja. «Mi primera Noche Bruja inolvidable la viví a los 13 años, con Quique Java (Enrique Iglesias) y mi padre. Íbamos los tres vestidos de flamencas», recuerda. Sin embargo, el espíritu de esta celebración «se ha trasladado al sábado por la mañana», opina el presidente sardinero, para quien, ahora, «hay demasiado botellón y está mal entendida. Antes destacaba más su sentido de espectáculo, de sorprender con los disfraces. Era más efectista».

Basilio Giganto, del Grupo de Carnaval Los Tranquilos, que celebra sus bodas de plata, como la Noche Bruja, opina que sin ésta, La Bañeza celebraría «algo cojo. Empezaba la Noche Bruja cuando conocí el Carnaval y cuando empezamos a salir Los Tranquilos». Coincide con Alonso en el cambio que ha sufrido este apartado del programa: «Había menos gente y la relación con los que estaban en la calle era distinta». Sin embargo, la Noche Bruja «ha creado marca, tiene un nombre propio y supuso un empuje a la fiesta, que se centraba en el domingo y el martes», añadió Giganto.

Por su parte, el creador de la primera web del Carnaval bañezano, Fernando Otero, explica que tenía 3 años cuando se incluyó esta velada en el programa. «Un Carnaval sin Noche Bruja sería como un pastel sin guinda. Sin embargo, muchos coincidimos en que mucha gente que viene de fuera la desvirtúa. Vienen y se divierten, sí, pero no tienen el espíritu carnavalero que los bañezanos llevamos dentro». De hecho, carnavaleros de siempre crearon el Sábado de Piraña en un intento de recuperar esa Noche Bruja para los de casa que se gestó hace más de 25 años y, finalmente, se parió en 1986.

Por otra parte, cada vez más bañezanos hacen del lunes un día de fiesta -”a costa de sus vacaciones-” y en los comercios no es raro que los empleados luzcan un disfraz.

 

Fuente: Diario de León.

Anuncios

One Response to Don Carnal va de aquelarre

  1. Jose Luis Martin Rubin dice:

    A consecuencia de los 25 años de La Noche bruja y de las cosas que leo no me queda mas remedio que decir que esa idea fue de la comisión de carnaval que existió varios años,y los padres de la criatura o de la idea fuimos Miguel Angel Nistal y el que suscribe este escrito,y el señor Santoveña se sintio exceptico con la idea pero al final aceptó con la aprobación de todos los asistentes a la reunión.habria mucho que hablar de como comenzó la Noche Bruja,y que no se ponga nadie medallas que no le corresponden.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: