Los censores censurados


Se terminó el Carnaval de trajes coloreados, bullicio y relajada actitud. Pasaron los desfiles y la música alegre de las charangas. Es tiempo de recoger el disfraz en el baúl de los recuerdos y limpiar los rostros ocultos bajo el maquillaje o la careta. Me gusta la palabra careta, es más nuestra. Lo de la máscara me resulta más hipócrita y falso. Máscara del Zorro y del Guerrero del Antifaz. Máscara de cirujano y de hospital. Después de pasado el Antruejo hay que quitarse las caretas. A cara descubierta, voy a hablar de doña Censura. Esa dama de cara tapada por velos negros que extiende cuando llega el miércoles de Ceniza para censurar a coplas y copleros. El Entierro de la Sardina aquí, en La Bañeza, era el momento de explayarnos. Escribimos coplas que tendrán que pasar por la criba. Sobran los insultos, las groserías y las descalificaciones. Lo difícil es usar la ironía para decir tu opinión sin faltar al respeto a nadie. Así y no faltando al respeto he escrito siempre. No he sido yo la única que ha enviado coplas que han sido rechazadas o cortadas. La tijera ha podado a destajo y a trasquilones. Sin embargo ha permitido que otras coplas y copleros se soltaran la melena. Sirva esta carta de crítica a los medios de comunicación que hablan de que enterramos la ira con la sardina y se nos acabó el salero. Sirva para que seamos justos a la hora de despotricar contra un medio determinado que hace lo que puede para que nuestro Carnaval se difunda. Sirva para que se sepa que en la Cúpula de la Peña Sardinera se pongan al día en el tema de la democracia y la “apertura”. Sirva también para recordar a los censores de las coplas que deben este certamen a cierto personaje del que se han olvidado. Hagamos memoria. El CORVILLO con su pluma afilada y su ingenio al componer fue nuestro primer coplero. Guardo sus coplas como oro en paño. Fueron para mí un estímulo para escribir y para participar en este certamen que podría darnos cierto barniz cultural. Disculpen mi carácter recalcitrante. Desde el año 2007 mandando coplas y pasando por unos cuantos desengaños. Hay que ser generosos, pero no tontos. Este año no he mandado ninguna. Por algo será. Decía Caitanu Bardón que en esta tierra había tanta poesía que podíamos hasta regalarla. Pues eso. ¡Regalaivos!

 

Fuente: Ibañeza.es / Charo Martínez Domínguez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: