El Carnaval de la crisis… en La Bañeza ¡NUNCA!


Estamos en un año complicado, un año de escasez, de paro, de problemas financieros, de desfalcos, subida de impuestos, recortes… Nuestro carnaval llega en esta nube de crisis y para muchos como para mí, es un motivo de evasión, un momento en el que dejamos los problemas a un lado y nos convertimos en otra persona, en otro personaje…

En todos los lugares el recorte de presupuesto afectara también a esta fiesta, pero… en nuestra ciudad es difícil que se note. No dependemos de dinero, de premios, de subvenciones, de gobiernos, de democracias, de dictaduras… solo de tener ese sentimiento que no se compra, que los bañezan@s transmiten de generación en generación.

El sentimiento que te hace salir un sábado por la mañana ponerte unas botas de regar, la bata de tu madre, los guantes, el pañuelo a la cabeza, el cubo y la fregona y dejar la plaza limpia y reluciente… ese sentimiento que hace que te conviertas en un gorila, en un peluquero loco, juegues una partida de monopoly gigante, vuelvas a esa antigua escuela, te pasees con tu diminuta moto…

Pero ese sentimiento del que hablo no solo surge en la semana de carnaval, ya muchos días antes cuando regresas a la ciudad, ves a los bañezan@s de aquí para allá preparando, pensando, ingeniando, ultimando y todo con un halo de secretismo y misterio.

Cuando en tu casa todo empieza a ponerse patas arriba; aparecen trajes colgados por todas partes, complementos, pelucas, pinturas y esa purpurina que nunca se quita.

Levantarse ese viernes de carnaval al que nosotros le llamamos el viernes tranquilo (que de tranquilo tiene poco) dirigirte a trabajar y meter en tu bolso algo que te recuerde que hoy empieza el carnaval. Esa nariz de payaso, el sombrero de bruja, el Bob Esponja… que mientras realizas tu trabajo te pones como si nada estuviese pasando. Escuchar a la gente que entre cuchicheos mira sonriente hacia ti y comentan… “¡es de La Bañeza, lo lleva en la sangre!”

Ese sentimiento que te hace llorar cuando ves que tampoco este año eres musa del Carnaval. El que hace que tú casa se inunde de alegría, de juerga, de algarabía cuando te comunican que has ganado la sardina. Esa locura que te lleva a plasmar para siempre en tu cuerpo el símbolo del carnaval.

Ese sentir que permite que cada año el desfile sea más largo y grande, tenga mucha variedad, haya disfraces para todos los gustos pero con un salero sin igual. No es un desfile cualquiera, no existe competición, es un desfile en el que los bañezan@s salen a disfrutar. Unos con un traje elaborado, otros con lo que pueden aportar, unos son originales y otros repetirán. Pero algo que les une es ese sentimiento de verdad, ese sentimiento que transmite nuestro carnaval que no es otro que ver a la gente rebosando felicidad, alegría, gracia y humor de verdad. Ese sentimiento que nunca el dinero ni nadie nos quitará.

Es el Sentimiento Carnavalero, del que nosotros los bañezan@s podemos sentirnos tan orgullosos de poder llevarlo.

Feliz carnaval 2013, sin crisis.

Montserrat Arias Díez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: