Coplas del número 33.512 telefónico


Nos presentamos señores

en esta comparsa agraciada

los que creímos ser ricos

y nos quedamos sin nada.

No tocó, no tocó,

ya tocará,

no tocó, no tocó,

por algo será.

El 21 de Enero

fué un día muy señalado

pues tocó la lotería

en el Reino bañezano.

Su director D. Benigno

que se hallaba merendando

tiró con platos y copas

a todos sus parroquianos.

La noticia llegó en punto

a las siete de la tarde

con un gran telefonema

del cual hemos hecho alarde.

Benigno dió la noticia

a Vicente el relojero

y al momento lo supo

Chamorro el carnicero.

Fidalgo cuando lo supo

el hombre quedó pálido

porque jugaba muy poco

y quedó desconsolado.

La suegra que se enteró

al punto, le dijo

no será broma

de tu amigo Benigno.

No lo crea señora

pues estoy desengañado

porque he visto el telegrema

que a el mismo le han mandado.

El Chato que se enteró

de lo de María Morales

llegó a casa de Vicente

y le rompió los cristales.

Y este muy satisfecho

le dijo a su amigo Fernando

romperemos la vitrina

una vez que hayan pagado.

Entre el Caminero y Rúa

que se juntaron al punto

el capote y la pelliza

quemar dispusieron juntos.

Dice Rúa al Caminero

ya somos grandes señores

cuánta falta nos hacían

esos dos mil magallones.

Y Chamorro le contesta

tienes razón compañero

pues pronto en Santa María

me quitarán el sombrero.

Llegaron en casa Juan

aféitanos en seguida

tu eres de los agraciados

de esta nuestra lotería.

Juanillo dijo al momento

no afeito más esta noche

me compraré esta casita

y a pasear en un coche.

Rúa muy ilusionado

le cuenta a su hijo Salvador

ya nos tocaron pesetas

para salvar la situación.

Cuando llega a su casa

y le dice compañera

ya nos sacó de apuros

la lotería embustera.

Juanillo su vecino

muy pronto dice a Benigno

vamos al café compañero

y beberemos benedictino.

Al dar la grata noticia

a Antonio el carnicero

dijo, no vendo mas carne

mi querido compañero.

Tiró pesas y cuchillas

diciendo ya no las quiero

ya no partirán más carne

por Antonio el carnicero.

Vicente al saber la noticia

estaba friendo un huevo

y al enterarse del caso

tiró la sartén al vuelo.

A dejar la taberna se dispuso

nuestro amigo y compañero

se llegó a desengañar a las doce

a casa Juan el barbero.

A mandar un telegrama

se propuso Miguelito

y Fernando le decía

esto es verdad amiguito.

Tomás Chatín y Fidalgo

muy pronto se lo creyeron

convidar a los que había

en el café dispusieron.

Y nuestro amigo Román

que machacaba el mortero

le dic a don Carlos

machaque usted que yo no quiero

La bellísima lotera

nos mandó el que no tocaba

y de susto que llevamos

nos tomamos una jarra.

Dicen que Espanta Rocíos

fué el de la broma en cuestión

compraremos una cabra

y sacarlo a biberón.

El día que se sepa

quién fué el del telefonema

le convidamos en Casa Boño

a una estupenda cena.

Si no toca que no toque

la dichosa lotería

que llevando buena bota

ya tendremos alegría.

– Por Mariano Rúa González.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: