Coplas y chirigotas, 1976


En la provincia de León
existe un gran pueblo,
que se llama La Bañeza
y tiene mucho salero.

Estamos en Carnaval
y el pueblo está preparado,
las pandillas se reúnen
para armar la “charanga”.

Todos ponen de su ingenio
lo que pueden y algo más…
y la alegría que reina
no se puede imaginar.

Es un pueblo muy unido,
alegre y trabajador
que lo mismo dá la sangre
que hace un carnavalón.

En la Plaza Mayor
se aglomera todo el pueblo,
todos quieren dar su sangre
para salvar un enfero.

El médico muy asustado
le dice a una enfermera
¡qué buena sangre es ésta…
ésta si que es de primera!.

Es un pueblo estupendo,
alegre y trabajador
y queremos que en vez de una,
las Residencias sean DOS.

A pesar de las trabas
que un pueblo nos prepara
saldremos con la nuestra
y tendremos 200 camas.

Tenemos ya el sitio
y no está contaminado,
pues el de otros pueblos
ya está muy estropeado.

El municipio está
fuerte y muy bien preparado
para que los ataques
nos den ya de lado.

Alegraros Bañezanos,
que ya está todo resuelto,
la Residencia ya es nuestra
y lo demás es un cuento.

El paso a la piscina
está muy peligroso,
esperamos que lo eleven
para refrescar un poco.

Los Bañezanos quieren
que todos se contagien
que reine la alegría
el buen humor y el baile.

Y si no les ha gustado
rogamos que nos perdonen,
que la intención era buena
y que unas copas se tomen.

En la provincia de Burgos
un crimen se ha cometido,
a una moza casadera,
un puñal le han metido.

Estaba la pobrecita
haciéndose un gran “cocido”
y le llegó a pretender
un mocito conocido.

Mira niña que te quiero,
conmigo te has de casar
y no te ha de llevar otro
con él al altar.

La pobre Eufrasia le dijo
mi corazón no es de otro,
pero me voy a marchar
a Alemania y a Estocolmo.

Eso yo no lo consiento,
pues allí hay mucho destape
y después la pulmonía
puede estar a tu alcance.

La Eufrasia ya se marchó
a trabajar a Alemania
y, con la vida moderna,
ella también se destapa.

Un día llegó al pueblo,
la Eufrasia con un gran “aiga”,
allí es fácil conseguirlo,
si se tiene buena cara.

el mocito muy celoso,
la mira muy enfadado
y le dice a la Eufrasia
¡tú no has de ser de otro!

Han dado ya las doce,
todo el mundo está dormido
y el mocito a la Eufrasia
dos “puyazos” le ha metido.

Se llevan al “creminal”
y la gente muy asustada
dice ¡pobrecita la Eufrasia!
¡con lo buena que ella estaba!…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: